Buscar
  • nadiamorenomm

ILE marco legal

Actualizado: 17 sept 2020

En la Ciudad de México, desde el pasado 26 de abril de 2007, se cuenta con el Decreto por el cual se reforma el Código Penal para el Distrito Federal y se adiciona en la Ley de Salud para el Distrito Federal, el derecho que tienen las mujeres para que, las que así lo decidan puedan interrumpir legalmente su embarazo durante las primeras 12 semanas.



A partir de este mandato se implementó el programa de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en diversos hospitales de la SS del Distrito Federal. Hasta abril de este año, 78,544 mujeres con diversas características sociodemográficas han ejercido este derecho a través de servicios médicos de aborto legal y seguro. La aprobación de la ley instauró así condiciones materiales y simbólicas más sólidas para el ejercicio del derecho a elegir voluntaria y libremente sobre la maternidad, dado que la interrupción del embarazo —en el período marcado por la ley— ha dejado de ser un delito y se ha convertido en la posibilidad de ejercer un derecho. De este modo, la existencia de la ILE diversifica las opciones para las mujeres que se enfrentan a un embarazo no deseado y, en esa medida, “amplía el ejercicio de una maternidad libre, informada y responsable”.


Del miedo a la seguridad De acuerdo con las cavilaciones de las mujeres, la clandestinidad del aborto estaba asociada al miedo y a la inseguridad de llevar a cabo procedimientos peligrosos, especialmente si no contaban con las condiciones económicas para pagar servicios médicos seguros. El temor a los daños provocados por procedimientos mal realizados, tales como esterilidad, hemorragias e inclusive miedo a la muerte, aunados a la incertidumbre de estar frente a proveedores no calificados, se sumaban al temor de las consecuencias legales y sobre todo, al abandono, los abusos económicos, el maltrato psicológico y la impunidad de prestadores del servicio ilegal. En este sentido, otro impacto que genera la legalización del aborto en la experiencia de las mujeres es la seguridad y confianza que depositan en el personal médico, así como el respaldo que atribuyen a la tecnología y la profesionalización de las clínicas en las cuales se sienten protegidas.


María (25 años, soltera y sin hijas/os) comparó su experiencia anterior de un aborto ilegal con la atención que experimentó en el hospital público: Si ahora es legal y te lo van a hacer profesionales, te da más confianza. Aquí ya son doctores, aquí es más seguro. No creo que ellos pongan en riesgo tu vida por hacer algo mal. Aquí te van a tener en observación y cualquier cosa que se complique, aquí mismo la tienen que solucionar.


http://www.semujeres.cdmx.gob.mx/ile



¿Cómo elegir una clínica ILE?


Conoce esta opción que nos brinda a todas las mujeres un servicio profesional y de calidad.



186 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo